Ricardo Salinas amenazó con cerrar la revista Proceso luego de reportajes sobre sus empresas

Derivado de un juicio por daño moral promovido por Banco Azteca contra el semanario Proceso que parece estar favoreciendo al tercer hombre más rico de México, Ricardo Salinas Pliego, dueño del banco, amenazó con terminar con la revista fundada por Julio Scherer García.

A través de redes sociales, hizo burla de su supuesta ventaja en el caso y pidió a cibernautas que voten por una de tres opciones para definir el destino de Proceso una vez que gane la demanda.

“A los de Proceso los tengo demandados y estamos cada vez más cerca de ganarles la demanda con la que se terminan de hundir, por eso andan dando patadas de ahogado y por eso es su dolor, ya la sienten dura y la ven difícil”, publicó el sábado 1 de mayo en su cuenta oficial de Twitter.

Dicha publicación causó múltiples reacciones en la plataforma, pues ante el posible cierre de una de las revistas de investigación periodística más representativas de México, los usuarios aseguraron que la idea de despedir a los colaboradores de la revista es una decisión arbitraria y llena de rencor.

Sin embargo, el magnate respondió que no, “nada peor que las mentiras que escriben los jodidos de Proceso […] A mí me achacan hasta lo que hacen mis trabajadores como si lo hiciera yo… ojo por ojo”.

Por su cuenta, el semanario publicó el domingo 2 de mayo una nota llamada Demanda de Banco Azteca vs. Proceso: un juez parcial y un expediente alterado, donde narra el pleito legal que está a punto de ganar el dueño de TV Azteca; sin embargo, el medio de información precisa algunas irregularidades.

En la nota firmada por Mathieu Tourliere, se asegura que el proceso se vio turbio gracias al desempeño de Rodrigo Cortés Domínguez Toledano, juez a cargo de la demanda iniciada en septiembre del 2019 a causa de otro reportaje publicado por el mismo periodista.

Y es que en julio de ese año, Proceso publicó una investigación que presume una red de corrupción entre Salinas Pliego, Banco Azteca, Petróleos de México (Pemex), Grupo Fertinal y Enrique Peña Nieto; sin embargo, la falta de evidencia para poder tener un señalamiento concluyente dio pie a la demanda que presume terminará de “hundir” al semanario fundado en 1976.

De acuerdo con lo señalado por Tourliere en 2019, la adquisición de Fertinal por parte de Pemex se produjo a través de una serie de irregularidades cuyo beneficiario final fue Ricardo Salinas Pliego. Esto porque en 2006 el IPAB tenía cerca del 47% de las acciones de Fertinal, mismas que subastó en julio.

Pocos meses antes, en abril, se crearon en Bruselas unas sociedades que fueron las que adquirieron la empresa. En este punto, el periodista señaló el primer signo que le llamó la atención, pues al IPAB le costaron 229 millones de pesos esas acciones, mismas que vendió a 89 millones.

Después, tras revisar las firmas que lo adquirieron, Tourliere señaló que Salinas Pliego está detrás de las empresas; sin embargo, esto no fue comprobado. Aunado a esto, también señaló que Banco Azteca le prestó a Pemex para poder comprar las acciones de Fertinal y supuso que esto era parte de un proceso que le rindió ganancias al banco de Ricardo Salinas.

A más de un año, de acuerdo con el magnate, esta falta de precisión en la investigación y en la capacidad de demostrar lo señalado, constituye un ofensa a la respetabilidad de su nombre y buena imagen, motivo por el cual procedió con la demanda por daño moral.