viernes, mayo 24, 2024
33.9 C
San Luis Potosí

Una foto en el kiosko y el berrinche de Alito

La Teoría del Meme, una columna de Chucho Ramírez

Publicado:

Este viernes, el presidente nacional de PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, visitó la capital potosina para asistir al 2o Informe de Actividades del alcalde Enrique Galindo Ceballos.

Tarde y de mal humor, Alito llegó “aventando la lámina” al desayuno agendado en el restaurante La Posada del Virrey, lugar donde ya era esperado por la hambrienta comitiva priísta que encabezaba Galindo Ceballos. 

Flanqueado por la defenestrada Sara Rocha, Moreno Cárdenas llegó malencarado y dejando claro que venía con la espada desenvainada para defender a la dirigente potosina, quien no se le despegaba del codo cual niña que acompaña a su papá al trabajo.

El mensaje fue claro, directo y contundente: Es Sara. 

Los asistentes al desayuno pronto cambiaron el semblante de su rostro al escuchar el tono impositivo, antidemocrático y casi casi que por “sus huevos” del dirigente nacional.

Pronto, Galindo Ceballos tuvo que dejar el restaurante para asistir a la sesión de Cabildo en donde presentaría su informe, hecho que aprovechó Alito para, cobardemente, empezar a amenazar a quienes sentados en sus mesas, escuchaban incrédulos la manera soberbia en que su presidente nacional utilizaba la sentencia del Tribunal Electoral local como papel higiénico.

Todos, absolutamente todos los presentes despotricaron contra Sara Rocha una vez que les fue concedida la palabra. Alito les escuchó seriamente, Sara no dijo ni pío, pero una sonrisa burlona y soberbia se asomaba cada tanto.

La molestia, el desconcierto y la duda amargaron el café de todos quienes aún permanecían en sus lugares. Algunos, al borde de levantarse de su silla y darle a Moreno Cárdenas una probadita de lo que sintió Sara cuando le reventaron el consejo.

“La presidenta es Sara y las candidaturas las firmo yo”, remató Alito al final del desayuno que se había convertido ya en un buffet de miradas cruzadas y mensajes de WhatsApp que registraban el asombro por la actitud tan impositiva del dirigente.

El show continuó y Alito dijo lo que dijo a los medios. Se tomó una foto en el kiosko de Plaza de Armas junto con la espuria Sara Rocha para dejar claro el mensaje que ya Sara había dado en una ocasión: “el PRI no está para ser democrático”.

- Publicidad -

Más noticias

Información relacionada

Lo más nuevo