21.9 C
San Luis Potosí
viernes, julio 23, 2021

Soy “El Artista”

El arte existe bajo un propósito. Tal vez sea relativo y ambiguo, pero tiene su razón de ser. Ha sido el medio perfecto para romper barreras y unificar ideales. Ha liberado pueblos y regalado voz a los oprimidos. Es un territorio sagrado donde solo hay espacio para lo positivo. La pureza de la música, la nobleza de la danza, la pulcritud de la pintura es irrefutable. Pero es el artista quien ha perturbado el templo del arte.

Su función es bien sencilla: el arte tiene un mensaje, el artista deberá escribir ese mensaje y entregarlo al público. Listo. Eso es todo. Pero contrariamente, estamos saturados de mensajeros que se creen el mensaje mismo; artistas pretenciosos que usan los medios artísticos para alimentar su ego y engrandecer su nombre. Y son ellos, precisamente, quienes generan falsos ideales del medio artístico.

- Publicidad -

La responsabilidad más grande del artista es actuar en favor del arte, ser una herramienta y servirle. Es un acto de sacrificio total. Como la madre que toma la decisión de renunciar a su vida laboral y personal por dedicar todo su tiempo y esfuerzo a sus hijos. Así de grande tiene que ser la vocación de un artista.

Y es aquí donde se rompe el propósito del arte. El músico, el escultor, el escritor o el guionista, están sentados frente a un espejo, admirándose y esperando los aplausos. Trabajan para el engrandecimiento de su ego. Se ha olvidado el principio básico del porqué somos artistas.

- Publicidad -

La inseguridad, las enfermedades, el desempleo, la corrupción, la pobreza, los abusos, el racismo, el machismo. ESTOY HARTO. Lo único que necesito es sentarme frente a una pintura donde pueda ver que el artista entregó su vida por plasmar la belleza de este mundo que ha simple vista me cuesta trabajo ver por tanto problema. Quiero conmoverme con la humildad del artista que ama el arte mucho más que su ego.

Estamos en un punto que URGE reconectarnos con el verdadero propósito del arte. Quiero conmoverme con una actuación, quiero perderme en mis pensamientos tratando de entender el trasfondo de aquella pintura, quiero que mi cuerpo se estremezca al escuchar una nueva pieza. Pero, sobre todo, ansío ver que el artista sea consciente de su propósito con el arte. Solo así, el público podrá volver a mirar el arte y no al artista.

- Publicidad -

Juanjo Mejía / Índigo / 6 de mayo de 2021 / S.L.P.

últimas noticias
- Publicidad -
- Publicidad -
Notas relacionadas