domingo, junio 16, 2024
23.3 C
San Luis Potosí

A tragar saliva…

La Teoría del Meme, una columna de Chucho Ramírez

Publicado:

Para nadie es ajeno que el escenario político en San Luis Potosí es desastroso.

Con el gandallismo, perdón, gallardismo cabalgando a sus anchas y haciendo y deshaciendo con el presupuesto y los recursos, sin ningún tipo de resistencia visible, los partidos de “oposición” ya no están ni siquiera pensando en buscar buenos candidatos que le puedan hacer frente a la imposición del pollo.

Por su parte Xavier Azuara, mandamás del PAN ya se sentó a negociar, al menos con Guadalupe Torres, para que el ejecutivo siga deteniendo la carpeta de investigación en su contra por los hechos de enriquecimiento ilícito y corrupción que le ayudaron a abrir un lujoso hotel el San Miguel de Allende y del cual obtiene jugosas ganancias.

Parte del acuerdo sería que la Fiscalía se haga de la vista gorda con este tema, a cambio de que en Acción Nacional se sigan dinamitando los acuerdos y posibles alianzas, esto con el fin de debilitar internamente al partido y sus candidatos y así, darle camino abierto a los verdes en su incansable búsqueda de quedarse con la capital.

Tal es el entreguismo de Xavier y Verónica Rodríguez, que están promoviendo nada más y nada menos a David Azuara para que sea el candidato blanquiazul a la alcaldía. Yo no me podría imaginar a algún candidato menos competitivo que el hermano de Xavier Azuara en una boleta.

El encargo de Gallardo a Azuara es claro: “si quieres mantener a tu familia y amigos en la nómina del estado, y si tu no quieres conocer La Pila por dentro, entonces tienes que obedecer”, y ni modo, a tragar saliva.

Pero la cosa no sólo va por ahí, en el PRI también se cuecen habas, y es que la espuria Sara Rocha también ya tuvo sus 15 minutos con el gobernador, con quien se negociaron algunos municipios y algunos pactos de no agresión, al menos de aquí a que pasen las elecciones. No nos es ajeno que Sara Rocha no hace otra cosa más que cumplir la voluntad de Alito Moreno, cueste lo que cueste, y recordemos que al máximo líder tricolor le conviene que Gallardo y su “brother” Manuel Velazco, sigan enriqueciéndose a costa del erario potosino, en beneficio de los altos negocios que los dirigentes partidistas mantienen a nivel nacional.

La orden a Sara es muy similar: “si no quieren acabar como el pobre Lutzow o Pineda, en el fresco bote, entonces tienen que obedecer”. Y ni modo, a tragar saliva.

De los pobres del PRD, pues mejor ni hablamos, ya están viendo perdidas casi todas sus posibilidades de -al menos- recuperar su registro.

Tanto Xavier Azuara como Sara Rocha cometieron un error que aún ni ellos mismos han notado: se abrieron de capa muy temprano en la contienda.

La cargada del “alto comité” panista a favor de Santiago Creel, encueró su plan: saben que con una candidata como Xóchitl, (quien además en lo privado ha señalado que Xavier no es de sus simpatías), su capacidad de negociación se reduce drásticamente y en una de esas, si Xóchitl quisiera, podría poner condiciones al mismo Marko Cortez para disolver la dirigencia panista y poner una delegación nacional comandada por algún perfil de esos que no quieren a Xavier.

Lo mismo con Sara y su comitiva familiar. Ante una figura como Xóchitl, Alito se ve chiquito, y ya como candidata no le va a quedar de otra al priísta más que aguantar vara y también tragar saliva.

Bajo este hipotético panorama que se vislumbra desastroso para los dueños de los partidos ¿qué suena más lógico?: ¿Volverse demócratas de la noche a la mañana y ponerse la camiseta de San Luis y luchar contra la corrupción y la delincuencia gubernamental liderada por Gallardo Cardona y de paso perder negocios millonarios y beneficios familiares? ¿O jugar a la política y hacer como que trabajan y pretender que están a haciendo algo, a cambio de mantener su pueril ilusión de poder y uno que otro beneficio de tres pesos?

La pregunta les ha de ofender.

Que no nos sorprenda que la alianza del Frente Amplio por México se extinga en San Luis Potosí, y si no se extingue, —por eso de guardar las malditas formas—, si les puedo asegurar que estamos frente a una de las más grandes y absurdas simulaciones políticas de la historia de San Luis Potosí y de Mexico.

Tristemente, vemos a una generación de políticos miedosos y cobardes que no tienen ni las ganas, ni la voluntad y mucho menos el valor de hacer frente a la vulgar fuerza de la ambición y desbordada vanidad del recién auto canonizado Santo Pollo.

- Publicidad -

Más noticias

Información relacionada

Lo más nuevo